El tiempo y la temporalidad humana

EL TIEMPO Y LA TEMPORALIDAD HUMANA

 

El sentido común, el que disponemos en la vida cotidiana, nos da cierta concepción del tiempo. Se trata del tiempo de la cotidianidad que, como decía Heidegger, discurre entre la salida y el ocaso del sol. Es un tiempo práctico: nos levantamos, tomamos el desayuno, vamos al trabajo, realizamos la faena… nos acostamos. Las posiciones naturales del astro nos brindan el amanecer, la luz del medio día, la tarde y su ausencia nocturna. Este discurrir natural nos lleva a ordenar las secuencias de nuestras actividades ordinarias.

 

En cada posición de su movimiento el sol atiende nuestras expectativas, pues nos anuncia: “ya es hora de …”. La secuencia natural de las posiciones solares es, también, la secuencia de nuestras actividades cotidianas.

 

El reloj natural, el sol, hace posible la, comprensión de la secuencia y medición del tiempo. Los relojes artificiales, de más precisa observancia, deben corresponderle: éstos relojes artificiales tienen que “ponerse” con el natural [1].

 

En épocas primitivas los hombres debieron recurrir a la guía de fenómenos naturales para coordinar y ordenar las actividades que realizaban entre sí y sus relaciones con las fuerzas y entes extrahumanos de sus creencias.  Más tarde, los relojes artificiales sustituyeron la guía de los fenómenos naturales”. No es difícil ver que los relojes son instrumentos que los hombres producen por la exigencia de la conveniencia y utilizan para fines bien definidos”[2] .

 

Habitualmente, en la cotidianidad comprendemos el tiempo como un río: de atrás llegan sus aguas al puente del presente, rápidamente pasan y se pierden en un “más allá” que desconocemos. Es el flujo que transcurre del pasado al presente y al futuro y que Heidegger denomina “concepción vulgar del tiempo”. El tiempo escapa a los sentidos, no lo pueden tocar, ver, oír, gustar, oler. Es inasible y, sin embargo, el reloj lo cuantifica, lo mide y lo ordena en sucesiones.

 

Se trata del tiempo abstracto: duración y continuación indefinida, flujo sin existencia real independiente de los hechos y cosas que duran, pero a pesar de su independencia de los hechos y de las cosas que duran, es condición de toda existencia real.

 

El tiempo abstracto es el tiempo de la física de Newton: “Para describir unívocamente los movimientos era menester referirlos a un sistema de coordenadas, ubicándolos en el marco del espacio y el tiempo. Una imprevista dificultad estaba involucrada en esta tarea: la imprevista necesidad de admitir el triple postulado metafísico del espacio, el tiempo y el movimiento absolutos, es decir, carentes de conexión con los objetos materiales del mundo físico. El espacio absoluto no posee relación con las cosas externas, permaneciendo inmutable e inmóvil…El tiempo absoluto, verdadero y matemático, carente de relaciones con las cosas externas fluye uniformemente y se llama duración”.[3]

 

En la antigüedad los estoicos comprendían el aion como el tiempo abstracto que fluye del pasado al presente y al futuro, considerando el presente, tan fugaz, como una fina línea que separa el pasado del futuro, únicas dimensiones temporales. Ajeno a las “cosas que duran” y a la duración misma, el presente no es nada, no se puede medir, ni es divisible, como el segundo señalado por la manecilla del reloj que pasa instantáneamente al siguiente:

 

Por el contrario, el chronos, los antiguos no lo consideraban como independiente de las “cosas que duran”; era la marcha indefinida de la naturaleza y sus elementos. Si no existiera “lo que dura” no existiría el tiempo. Lo que discurre del pasado al presente y al futuro no es el tiempo sino la naturaleza, los seres. Hegel ha dicho: “lo real es diverso del tiempo, pero lo es, además, esencialmente idéntico.”[4]

 

Los sentidos no perciben el tiempo, pues no es nada real, entonces, ¿qué es lo que miden los relojes? Ciertamente miden “algo muy concreto: una jornada de trabajo, un eclipse de luna, o el tiempo que el corredor emplea para correr 100 metros”[5]. Lo que concretamente discurre y dura es la jornada de trabajo, el eclipse de la luna, la carrera del corredor y no el tiempo sin “substancia”.

 

El tiempo Kantiano es una forma pura de la sensibilidad innata en el hombre que activamente “moldea” la sensación pasiva recibida del mundo exterior para darnos la sucesividad de los fenómenos. Es, pues, una representación subjetiva trascendental que se da en todos los hombres.

 

En física la concepción del tiempo ha cambiado. El tiempo absoluto de Newton (tempus absolutum aequabiter) ha sido cuestionado por Einstein en su formulación del tiempo relativo. Para Newton el tiempo es homogéneo y discurre de la misma manera en todo el universo, en cambio, para Einstein el tiempo es múltiple y diverso, pues el universo no es homogéneo, lo conforman innumerables sistemas gravitacionales y en cada uno de ellos el tiempo transcurre de manera diferente. Es relativo pues se mueve dependiendo del sistema donde discurre. El tiempo einsteniano no es un flujo objetivo, ni una dimensión separada del espacio. La ubicación de un elemento en el universo no se establece solamente con las coordenadas espaciales, hay que considerar, las coordenadas del espacio-tiempo: la estrella más lejana en el espacio es, a la vez, la más lejana en el tiempo.[6]

 

 

 

LA TEMPORALIDAD HUMANA

 

Pero lo que aquí nos interesa es la particularidad de la temporalidad humana, ajena al tiempo lineal, homogéneo y abstracto. Diremos inicialmente que es un tiempo concreto, tal como en el poema de Ronsard:

-El tiempo se va, se va, mi señora

-ay! No el tiempo, nosotros.

 

El tiempo de la existencia humana no es el tiempo lineal que nos presenta el sentido común de la cotidianidad como un fluir de “ahoras”, uno tras otro en el que reducimos el pasado a un “ahora ya no, pero antes si”, el presente a un “ahora ahora”, y el futuro a un “ahora todavía no, pero si después”.

 

Ciertamente solo sentimos, pensamos, actuamos y vivimos en el presente. El pasado se extinguió, el futuro aún no ha llegado. Pero ésta concepción lineal excluye la memoria, esa conciencia presente del pasado, según San Agustín; y también excluye la expectativa, esa imagen presente del porvenir. Ambas hacen presencia en el presente. La memoria retiene el pasado y lo devela en el presente, no como la realidad que fue, sino como sombra: recuerdo, reminiscencia conmemoración, añoranza. La expectativa adelanta el futuro incierto como imaginación: aspiración, temor, previsión, esperanza, meta esperada.

 

“El tiempo que pasa, dice Borges, no pasa enteramente… En todo caso queda en la memoria… Nosotros estamos hechos, en buena parte de nuestra memoria. Esta memoria está hecha, en buena parte del olvido”[7].

 

El dique que represa las aguas del pasado en el reservorio oscuro y silencioso puede ser perforado para dejar que corra el flujo a la luz del recuero en el presente. Pero, ¿qué sería de nosotros los humanos, sin ese dique? Ciertamente, se vertería la totalidad de las aguas del pasado hasta abarrotar la conciencia con todos los hechos observados, con todas las cosas vistas, con todos los sucesos vividos hasta ahora, tal y como le ocurrió a Irineo Funes, el memorioso. Ante esta ficción habría que compartir la sospecha de Borges: “sospecho, sin embargo, que (Funes) no era capaz de pensar. Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos”[8].

 

Ahora bien, el presente es la única dimensión real de la temporalidad, pero no podemos excluir del presente sus relaciones con el pasado. En el pasado nacimos y la cultura comenzó a constituirnos como sujetos. En el pasado aprendimos la lengua, establecimos vínculos sociales, relaciones afectivas, interiorizamos valores y esas costumbres que son el pasado práctico que se repite en el presente e insiste en repetirse en el futuro.

 

¿Cómo ser uno mismo y actuar en el presente si hemos excluido el pasado?[9]

 

La memoria es oscuridad y luz. El olvido es el represamiento del pasado en el reservorio oscuro y mudo. El recuerdo es la salida del pasado a la luz. Las siguientes citas nos enseñan las dos caras de la memoria:

-“El problema de la memoria es el de la evocación o de la reminiscencia de ciertos recuerdos y, correlativamente, el olvido de otros”[10].

 

-“La memoria es, en todo momento y necesariamente, una interacción entre ambos”, entre el recuerdo y el olvido”[11].

 

El recuerdo no es el reflejo exacto y frío del pasado, lo experimentamos con alegría o con dolor, con satisfacción o con culpa. Nos afecta de una u otra manera. Un hecho pasado es interpretado, valorado, juzgado y representado de manera distinta por quienes lo recuerdan. La subjetividad interviene en la rememoración.

 

¿Y el porvenir? ¿Quiénes seriamos y qué sería de nosotros sí, desde el presente no adelantáramos imaginariamente el futuro, si no fuéramos capaces de dotarnos de una imagen del porvenir, de un proyecto o de unas expectativas? Nadie, de manera sensata, emprende una acción sin prefigurar el resultado.

 

En el proyecto, el resultado imaginado también requiere prefigurar el camino que permite alcanzarlo, así sea tentativa y provisionalmente. El pro (resultado) y el yecto (camino) establecen una mutua determinación.

 

Ante la incertidumbre de alcanzar el resultado futuro se requiere pensar la posibilidad, el riesgo, la probabilidad y además, considerar la previsión y la precaución[12].

 

Ahora bien, la anticipación no se requiere en todas las actividades humanas y, en algunos casos puede desvirtuar el resultado. Por ejemplo, en la investigación no se adelantan los resultados, si así se hiciere sería un prejuicio carente de demostración y validez[13].

 

La aventura que merece este nombre no pre-establece una meta (ni un camino), es incierta pues no se sabe qué resultará de ella; a cada paso la acechan los riesgos que, ciertamente la hacen excitante, pero que puede resultar desastrosa.

 

En la ontología heideggeriana la poesía, lugar donde acaece el ser, hay tiempo, pero no es el lineal y homogéneo, no el de la anticipación del futuro mencionado anteriormente; es el tiempo fundacional del ser[14].

 

En la temporalidad de la existencia humana, tanto individual como colectiva, el presente contemporiza el pasado, el presente y el futuro. En este tema Plotino es recordado por Borges: “Podemos usar las palabras de Plotino que sintió profundamente el problema del tiempo. Plotino dice: hay tres tiempos y los tres son presentes. Uno es el presente actual, el momento en que hablo. Es decir, el momento que hablé porque ya ese momento pertenece al pasado. Y luego tenemos el otro, que es el presente del pasado que se llama memoria y el otro, el presente del porvenir, que viene a ser lo que imaginan nuestra esperanza y nuestro miedo”[15].

 

Giacomo Marramao, integra la experiencia real vivida por el hombre al espacio y al tiempo: “¿Cómo íbamos a experimentar los sucesos de nuestra vida si no situamos –además de nuestra memoria y en nuestra proyección de futuro- en el momento en que está sucediendo y dentro de una escena?[16] La experiencia real vivida por el hombre se despliega en cada momento en el tiempo, el espacio, el futuro y el pasado.

 

En el individuo y en la colectividad, la sombra del pasado siempre ocupa un lugar en el presente, ya sea desde la oscuridad o de la luz de la memoria. Y a menudo ocupa de manera activa su lugar en el presente. La presencia del pasado en el presente es un asunto recurrente en la obra de Freud:

 

-“En la vida psíquica nada de lo una vez formado desaparece jamás; todo se conserva de alguna manera y puede volver a surge en condiciones favorables”.[17]

 

-“En la vida psíquica la conservación de lo pretérito es la regla más bien que una excepción”.[18]

 

-“Quizá habríamos de conformarnos en afirmar que lo pretérito puede subsistir en la vida psíquica, que no está necesariamente condenado a la destrucción”.[19]

 

-“Sólo en el terreno psíquico es posible esta persistencia de los estados previos, junto a la forma definitiva”.[20]

 

-“En el terreno de lo psíquico la conservación de lo primitivo junto a lo evolucionado a que dio origen es tan frecuente que sería ocioso demostrarlo mediante ejemplos. Estos fenómenos obedecen casi siempre a una bifurcación del curso evolutivo: una parte cuantitativa de determinada actitud o de una tendencia se ha sustraído a toda manifestación, mientras que el resto siguió la vía del desarrollo progresivo.[21]

 

-“…toda fase de desarrollo anterior se conserva al margen de aquella situación que le dio nacimiento… El estado psíquico anterior puede estar durante años sin manifestarse pero, lo repetimos, continua subsistiendo de modo que es capaz, en un momento dado, de llegar a ser una forma de expresión de la fuerza psíquica, incluso la única forma como si todas las fuerzas ulteriores no existiesen, como si hubiesen desaparecido”.[22]

 

-“Los padres y las autoridades análogas a ellos siguen en la educación del niño las prescripciones del propio super-yo… de éste modo el super-yo del niño no es construido, en realidad conforme al modelo de los padres mismos, sino al super-yo parental; recibe los mismos contenidos, pasando a ser el sustrato de la tradición, de todas las valoraciones permanentes que por el camino se ha transmitido a través de generaciones”[23].

 

Freud objetó la concepción materialista de la historia por no estimar el papel del super-yo, lo aparta a un lado con la observación de que las “ideologías” de los hombres no son más que el resultado y la superestructura de las circunstancias económicas presentes. “Lo cual es verdad, pero no toda la verdad. La humanidad no vive jamás por entero en el presente; en las ideologías del super-yo perviven el pasado, la tradición… que sólo muy lentamente cede a las influencias del presente, y desempeña en la vida de los hombres, mientras actúa por medio del super-yo, un papel importantísimo, independientemente de las circunstancias económicas”.[24]

 

En la historia de los pueblos, el pasado acecha desde la oscuridad y persiste y en determinadas situaciones sale a la luz pública a luchar. “La tradición de todas las generaciones muertas, dice Marx, oprimen como una pesadilla el cerebro de los vivos. Y cuando éstos se disponen a revolucionarse y a revolucionar las cosas, a crear algo nunca visto, en esas épocas de crisis revolucionarias, es precisamente cuando conjuran temerosos en su auxilio los espíritus del pasado. Toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, para, con este disfraz de vejez venerable y éste lenguaje prestado, representar la nueva escena de la historia universal”[25].

 

La Revolución Francesa (1789-1814) desenterró elementos de un pasado, esplendoroso, por cierto, para integrarlos a la convulsa marcha de sus huestes hacia un futuro burgués: el calendario y los ropajes de la República y el Imperio Romanos. Napoleón triunfante coronado y vestido con ropaje monárquico, logró construír los sólidos cimientos de la nueva sociedad. Pero el espíritu y la acción de la nobleza monárquica, el poder aristocrático de la alianza europea y los enemigos ingleses, lograron deponerlo. El monarca Borbón Luis XVIII, restaura en su cabeza la corona que había ceñido en su testa el decapitado Luis XVI, su hermano.

 

El pasado no solo regresa como añoranza contemplativa, frecuentemente retorna con todas las fuerzas combativas a su disposición empeñadas en la restauración efectiva del pasado. “Lo caduco tiende a restablecerse y a mantener sus posiciones dentro de las formas recién alcanzadas”[26]

 

El tiempo histórico no sigue un curso lineal e irreversible, como si fuese una flecha que se dirige al blanco. “Sería una locura –dice Marramao- pensar que una civilización se pueda concebir y reproducir a partir de una visión puramente lineal del tiempo”.[27]

 

PROUST Y LA MEMORIA INVOLUNTARIA

 

Marcel Proust distingue la memoria voluntaria de la involuntaria. La primera saca a la luz un recuerdo por un acto de voluntad que logra con un esfuerzo mental. La memoria involuntaria, en cambio, es activada por un objeto o signo sensible que, sin búsqueda intencional, nos entrega un recuerdo oculto en ella.

 

Dice Marcel que, “por mucho tiempo, cuando al despertarme por la noche me acordaba de Combray, nunca vi más que esa especie de sector luminoso”, el saloncito, el comedor, la salida del oscuro paseo de árboles, la alcoba, el pasillito con puerta de vidriera, “como si Combray consistiera tan solo en dos pisos unidos por una estrecha escalera”, y agrega “pero como lo que yo habría recordado de eso serían cosas venidas por la memoria voluntaria, y los datos que ella da respecto al pasado, no conservaba de él nada, nunca tuve ganas de pensar en todo lo demás de Combray. En realidad estaba muerto para mí.[28]

 

En contraste, Proust muestra la memoria involuntaria: “Hacia muchos años que no existía para mí de Combray más que el escenario y el drama del momento de acostarme”. Pero ocurrió que un día de invierno al regresar a la casa de su madre, ella, al verlo agobiado por el frío le ofreció una taza de té. “Me llevé a los labios unas cucharadas de té, en el que había echado un trozo de magdalena. Pero en el mismo instante en el que el trago, con migas del bollo, tocó mi paladar me estremecí… un placer delicioso me invadió, me aisló sin noción de lo que lo causaba… ¿De dónde podría venir aquella alegría tan fuerte?” Era tan excesiva que no podía venir sólo del té y la magdalena. “Cuál puede ser ese desconocido estado que no trae consigo ninguna prueba lógica, sino la evidencia de su felicidad?” Pero “Y pronto el recuerdo surge. Ese sabor es el que tenía el pedazo de magdalena que mi tía Léonice me ofrecía después de mojado en su infusión de té, los domingos por la mañana en Combray”.[29]

 

La memoria permanece en la oscuridad, pero de pronto, aguijoneada por un signo sensible revela el tiempo de su verdad, “un poco de tiempo en estado puro”, íntimo, aislado de lo externo. “Una alquimia del tiempo –dice Byung-Chul Han- vincula las sensaciones y los recuerdos en un cristal temporal (Zeitkristall) despojado tanto del presente como del pasado”.[30]

 

Los referentes reales del recuerdo pueden desaparecer, sinembargo, permanecen en los “órganos del recuerdo”, los sentidos del oído (que atesora la música y los sonidos de la naturaleza), del olfato y del gusto: “Pero cuando nada subsiste ya de un pasado antiguo… el olor y el sabor perduran mucho más, y recuerdan y aguardan y esperan sobre las ruinas de todo, y soportan sin doblegarse, en impalpable gotita el edificio enorme del recuerdo”.

 

La acción de la memoria involuntaria es imprevisible, una sensación puede despertar uno o muchos recuerdos.

 

En una particular “asociación libre” un recuerdo puede remitir a otros hasta todo un tiempo íntimo de la vida pasada: “en cuanto reconocí el sabor del pedazo de magdalena mojado en tila que mi tía me daba… la vieja casa gris con fachada a la calle, donde estaba su cuarto, vino, como una decoración de teatro, a ajustarse al pabelloncito del jardín que, detrás de la fábrica principal se había construido para mis padres, y en donde estaba ese truncado lienzo de casa que yo únicamente recodaba hasta entonces; y con la casa vino el pueblo, desde la hora matinal hasta la vespertina, y la plaza adonde me mandaban antes de almorzar, y la calle donde iba a hacer recados, y los caminos que seguíamos cuando hacía buen tiempo”.

 

Todo Combray y toda la vida de la infancia en Combray.

 

En esta “asociación libre” de los recuerdos todo ocurre “como en ese entretenimiento de los japoneses que meten en un cacharro de porcelana pedacitos de papel, al parecer informes, que en cuanto se mojan empiezan a estirarse, a tomar forma, a colorearse y a distinguirse, convirtiéndose en flores, en casas, en personajes consistentes y cognoscibles” …. Así como “Cumbray entero que ha tomado forma y consistencia, sale de mi taza de té[31]

 

HEIDEGGER: LA MUERTE Y LA TEMPORALIDAD HUMANA.

 

El hombre sabe que inexorablemente, en el futuro va a morir: “la muerte es algo que está inminentemente, delante del hombre, es algo que la vida misma conoce”.[32]

Para la concepción vulgar del tiempo la muerte es ajena, está separa y es posterior a la vida; desconoce que “mientras vivimos adelantamos la muerte, cada momento de nuestra existencias está afectada por ella”[33], es un fenómeno de la vida, aunque el morir es el fin, la extinción.

 

El ser del hombre en el mundo es “ser con” (otros), pero la muerte desaloja al hombre del mundo, anula la existencia, rompe definitivamente los arraigos y los vínculos con los otros; “la posibilidad de la muerte significa que por una vez salgo del mundo, que por una vez el mundo no tiene nada que decir, que todo aquello por lo que siento apego, que todo aquello de lo que me ocupo y me preocupo no tiene nada que decirme, ya no sirve para nada. Entonces el mundo deja de estar ahí como algo donde puedo vivir. [34]

 

El hombre al pre – sentir y “adelantar” la muerte se sumerge en la angustia. La amenaza de la extinción total del ser propio la provoca, entonces recurre a la distracción, disipación, diversión, entretenimiento para esquivar la muerte.

 

La comparecencia de la muerte futura en la vida tiene efectos en la existencia.

 

Ante el moribundo los “allegados” se empeñan en consolarlo y convencerlo de que no va a morir, pero en el “fondo no se dirige esto solo al moribundo, sino otro tanto a los consoladores”[35].

 

El hombre como espectador del desfile funerario de un desconocido no se sorprende, ve la muerte como algo natural y en una frase fugaz expresa “al fin y al cabo también uno morirá, pero por lo pronto no le toca a uno”[36]. En este decir cotidiano el hombre deja a la muerte en la indeterminación, debilita la amenaza y logra una tranquilidad ciertamente precaria.

 

El hombre inmerso en la cotidianidad esquiva la muerte que es la “huida ante el pensar”, la manera impropia de afrontarla, es entregarse al señorío del UNO donde el hombre deja de ser sí mismo para dejarse llevar por la corriente común. En cambio, la manera autentica de enfrentar la muerte es la manera de mantenerla de frente, sin turbación y exaltar la vida. Como lo ha dicho Sponville, si hay que hablar de la muerte no es para, aprender a morir, sino para aprender a vivir; o a la manera de Montaigne: la vida debe de ser, ella misma, su propio objetivo.

 

El hombre puede seguir las voces de la “publicidad” lo que le ofrece el mundo, repetir las rutinas y las ideas del UNO que sin reflexión se estilan en la cotidianidad, entre la gente que no hace más que “colgar en el santuario de la vida coronas marchitas” (Nietzche). Pero puede elegir, a partir de sí mismo, salirse de los discursos de la “publicidad”, de tal manera que cuando el hombre “se ha elegido a sí mismo, resulta que también ha elegido a si y la elección” y “haber elegido la elección significa estar resuelto” no a morir sino a vivir[37], a vivir una alta existencia sin esperarla después de la muerte.

 

“Amo – decta Nietzche – a quien quiera crear algo superior a él mismo y en este empeño sucumba”. Así, a diferencia de los que siguen las ofertas del mundo, alcanzan una muerte consumadora, mueren a tiempo ¡Tal era el empeño de Holderlin¡

 

A LAS PARCAS

 

Un otoño y un verano más os pido. Poderosas,

para que pueda madurar mi canto,

y así, saciado tan dulce juego,

mi corazón se llegue hasta morir.

El alma aquí abajo fue frustrada

no hallará reposo ni en el Orco,

pero si logro plasmar lo más querido

y sacro entre todo, la poesía,

entonces sonreiré satisfecho a las feroces

sombras, aunque debiera dejar

en el umbral mi voz. Un solo día

habré vivido como los Dioses y eso basta.

EDGAR VÁSQUEZ

[1] Martín Heidegger. El Ser y el Tiempo. Tercera impresión de la Segunda Edición. FCE. Colombia 1998. Pp. 446.

[2] Norbert Elías. Sobre el tiempo. FCE. México 2010. Pp. 29.

[3] Desiderio Papp. Ideas revolucionarias de la ciencia, el movimiento absoluto newtoniano. Editorial Universitaria S.A. Santiago de Chile. 1993. Pp. 213

[4] G.W.F. Hegel. Enciclopedia de las Ciencias Filosóficas. Filosofía de la Naturaleza. Librería General de Victoriano Suárez. Madrid. MCMXVII. Pp. 33

[5] Norbert  Elías. Idem. Pp. 33

[6] “Einstein puso de manifiesto que la concepción newtoniana según la cual el tiempo es un continuum unitario y uniforme sobre el universo físico no podía sostenerse”. Norbert Elías. Idem. Pp.  61

[7] Jorge Luis Borges.Obras Completas. Tomo IV. Emece Editores. Impreso en Colombia 2008. Pp. 243

[8] Jorge Luis Borges. Op.cit. Tomo I. pp. 590

[9] Ha dicho Nietzche que “El hombre incapaz de sentarse en el umbral del instante” olvidando todos los acontecimientos pasados, sin vértigo ni miedo, no puede erguirse como genio victorioso y nunca sabrá ser feliz”. Pero, ¿olvidar todo el pasado? Tal vez el pasado de culpas arrepentimientos y temores que impiden vivir plenamente”

[10] Michel Henry. Fenomenología de la vida. Prometeo Libros. Buenos Airas, 2010, p. 115.

[11] Tzetan Todorov. Los abusos de la memoria. Paidós Asterisco 3. Pp. 16.

[12] Prever es interpretar con anticipación los signos, indicios, indicadores que anuncian la ocurrencia de un hecho. Precaver es actuar prudentemente para evitar o reducir el daño que ocasionaría un riesgo real o supuesto.

[13] Según la paradoja de Menón, para encontrar lo buscado hay que conocerlo de antemano (¿entonces para qué investigar? Si no se conoce previamente lo buscado no se puede encontrar (¿entonces para qué investigar?) ¡parálisis del pensamiento! ¿Por qué y cómo comienzan a investigar? El punto de partida es el problema. La pregunta, que en si misma exige respuesta, implica avanzar en la indagación, más allá (problema en griego es proballo, ir hacia adelante). Cuando preguntamos por “algo” tenemos una comprensión vaga, borrosa, insuficiente, una doxa sobre lo que se pregunta y, además, una insatisfacción con esa idea vaga que, a menudo, la hemos aprendido del sentido común propio de la vida cotidiana. Esta insatisfacción explica por qué se investiga, y la idea vaga es el punto de partida como objeto de crítica. Esta crítica devela la vaguedad, la insuficiencia, la incoherencia. Para superar éstas limitaciones la práctica investigativa construye otra idea que dice NO a la idea inicial o que, incluso, puede ser una respuesta nueva que implique cambiar a pregunta del inicio.

[14] La esencia del arte es la poesía. Y la poesía saca a la luz el ser del ente, des-oculta su verdad, manifiesta el mundo de lo humano y cuenta al hombre su existencia en el mundo. La poesía es el lugar donde acaece el ser. Este alumbramiento lo muestra Heidegger en “Arte y Poesía” en su reflexión sobre los “aparatos viejos” de Van Gogh. En este alumbramiento “poetizar es recordar”. ¿Pero qué es lo que el poetizar recuerda? No es un hecho pasado de la vida corriente. Es recordar el origen, pero no del origen que da comienzo y que siempre es pasado, sino el “brotar de lo que en todo está presente desde entonces”, el tiempo del ser. El tiempo de lo recordado por el poetizar no es el tiempo que borra el brillo de los metales hasta hacerlos herrumbre, ni el que envejece y sepulta, sino el tiempo que, por el contrario, siempre genera y da permanencia. Heidegger dice el tiempo fundacional que abre la poesía de Holderlin, es el que, en lugar de restar tiempo, “da tiempo” y por cuyo intermedio se alcanza la realización del tiempo verdadero, propio del ser. Así pues, la poesía por medio de la palabra y en la palabra funda lo permanente, el ser.

[15] Jorge Luis Borges. Op.cit. Tomo IV. Pp 243

[16] Giacomo Marramao. Mínima Temporalia. Gedisa Editores, Barcelona, 2009. Pp.104.

[17] Sigmund Freud. Obras Completas Volumen III.  El malestar en la Cultura. Editorial Biblioteca Nueva. Madrid 1968. Pp.5

[18] Sigmund Freud. Obras Completas. Op.cit. Volumen III. Pp. 7

[19] Sigmund Freud. El Malestar en la Cultura. Alianza Editores S.A. Madrid 1980. Pp. 15

[20] Sigmund Freud. Obras Completas. Op.cit. Volumen III. Pp. 7

[21] Sigmund Freud. Obras Completas. Op.cit. Volumen III. Pp. 4, 5

 

[22]Sigmund Freud. Obras Completas. Op.cit. Volumen III. Pp. 6

 

[23] Sigmund Freud. Obras Completas. Tomo II. Op.cit. Nuevas Aportaciones al Psicoanálisis. Pp. 910

[24] Sigmund Freud. Obras Completas. Tomo II. Op.cit. Pp. 910

 

[25] Carlos Marx. El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte. Editorial Anteo. Buenos Aires

[26] Carta de Carlos Marx a Bolte. Londres

[27] Giacomo Marranao. Mínima Moralia. Editorial Gedisa. Barcelona. 2009, pp. 86

[28]Marcel Proust. En busca del tiempo perdido. Por el camino de Sivann. Plaza & Janés S.A. Editorial. 1964, pp. 44-45

[29] Idem. Ppg. 47

[30] Byung-Chul-Han. El Aroma del tiempo. Herder Editores. S.A. Barcelona. 2015 pp. 69

[31] Marcel Proust.op. cit, pág. 48

[32] Martín Heidegger. El tiempo e historia. Editorial Trotta. Madrid 2009. Pág. 79

[33] Op. cit. Pág. 79

[34] Idem. Óp. cit. Pág. 83

[35] Martin Heidegger, El ser y el tiempo. 51, Fondo de cultura, Colombia, 1918. Pág. 277

[36] Idem 51. Pág. 276

[37] Martín Heidegger. El tiempo e historia. Editorial Trotta. Madrid 2009. Pág. 81

 

Editorial – El nacimiento del ciudadano moderno

A MODO DE EDITORIAL

El nacimiento del ciudadano moderno y la revolución francesa

La Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano (en francés: Déclaration des droits de l’homme et du citoyen), fue  aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa el 26 de agosto de 1789.

Aunque en esta primera declaración no se refiere a la condición de las mujeres o a la esclavitud, en 1791 Olympe de Gouges proclamó la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana y las mujeres entraron en la historia de los derechos humanos. Posteriormente la esclavitud seria abolida por la Convención Nacional el 4 de febrero de 1794. La Declaración fue el prefacio a la Constitución francesa de 1791 y la primera traducción americana completa de sus 17 artículos al español fue la de Antonio Nariño, publicada en Bogotá en 1793, el mismo año que fue crucial en el triunfo de la revolución sobre los enemigos externos e internos y en el que lo que se llamó el terror empezó a imponerse y a devorar no solo a los enemigos sino a muchos de sus propios forjadores. Y surgió no por un capricho sádico de sus dirigentes, sino porque la gran amenaza, para el Estado que estaba fundando la revolución, procedente de los reyes vecinos del norte y la extensa y potente insurrección que con el apoyo británico desencadenó un feroz guerra civil en Bretaña y Normandía, que eran regiones que todavía eran muy dominadas ideológicamente y   políticamente, por el feudalismo medieval y la religión católica, y ante una situación así cualquier disidencia podía ser interpretada como traición contra el poder estatal naciente.

Una segunda versión ampliada, conocida como Declaración de los Derechos del Hombre fue aprobada en de 1793 por la Convención e incorporada a la Constitución Francesa, ambas de muy breve aplicación por el surgimiento de un poder dictatorial encarnado en el Directorio seguid de una nueva Declaración de los Derechos y Deberes del Hombre y del Ciudadano en 1795. Fue un poder que terminó en Napoleón, y finalmente constituyéndose en imperial.

Fue la gran desilusión de Beethoven y de los jóvenes intelectuales alemanes que estudiaban en esos años en la Universidad de Jena: Hegel, Schelling y su hermana, Hölderlin, Tieck y algunos más. Todos ellos vivieron la revolución francesa como una esperanza del resurgimiento de una nueva Grecia sin esclavos. Beethoven tachó la dedicatoria a Napoleón de su tercera sinfonía Heroica y Hölderlin entró en gran depresión.

Los artículos aprobados por la Asamblea Nacional Constituyente en 1789 son los siguientes:

  1. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común.
  1. La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Esos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.
  1. La fuente de toda soberanía reside esencialmente en la Nación; ningún individuo, ni ninguna corporación pueden ser revestidos de autoridad alguna que no emane directamente de ella.
  1. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio a los demás. El ejercicio de los derechos naturales de cada hombre, no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el disfrute de los mismos derechos. Estos límites sólo pueden ser determinados por la ley.
  1. La ley sólo puede prohibir las acciones que son perjudiciales a la sociedad. Lo que no está prohibido por la ley no puede ser impedido. Nadie puede verse obligado a aquello que la ley no ordena.
  1. La ley es expresión de la voluntad de la comunidad. Todos los ciudadanos tienen derecho a colaborar en su formación, sea personalmente, sea por medio de sus representantes. Debe ser igual para todos, sea para proteger o para castigar. Siendo todos los ciudadanos iguales ante ella, todos son igualmente elegibles para todos los honores, colocaciones y empleos, conforme a sus distintas capacidades, sin ninguna otra distinción que la creada por sus virtudes y conocimientos.
  1. Ningún hombre puede ser acusado, arrestado y mantenido en confinamiento, excepto en los casos determinados por la ley, y de acuerdo con las formas por ésta prescritas. Todo aquél que promueva, solicite, ejecute o haga que sean ejecutadas órdenes arbitrarias, debe ser castigado, y todo ciudadano requerido o aprendido por virtud de la ley debe obedecer inmediatamente, y se hace culpable si ofrece resistencia.
  1. La ley no debe imponer otras penas que aquéllas que son estricta y evidentemente necesarias; y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley promulgada con anterioridad a la ofensa y legalmente aplicada.
  1. Todo hombre es considerado inocente hasta que ha sido declarado convicto. Si se estima que su arresto es indispensable, cualquier rigor mayor del indispensable para asegurar su persona ha de ser severamente reprimido por la ley.
  1. Ningún hombre debe ser molestado por razón de sus opiniones, ni aún por sus ideas religiosas, siempre que al manifestarlas no se causen trastornos del orden público establecido por la ley.
  1. Puesto que la libre comunicación de los pensamientos y opiniones es uno de los más valiosos derechos del hombre, todo ciudadano puede hablar, escribir y publicar libremente, excepto cuando tenga que responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley.
  1. Siendo necesaria una fuerza pública para garantizar los derechos del hombre y del ciudadano, se constituirá esta fuerza en beneficio de la comunidad, y no para el provecho particular de las personas a las que ha sido confiada.
  1. Siendo necesaria, para sostener la fuerza pública y subvenir a los gastos de administración, una contribución común, ésta debe ser distribuida equitativamente entre los ciudadanos, de acuerdo con sus facultades.
  2. Todo ciudadano tiene derecho, ya por sí mismo o por su representante, a constatar la necesidad de la contribución pública, a consentirla libremente, a comprobar su adjudicación y a determinar su cuantía, su modo de amillaramiento, su recaudación y su duración.
  1. La sociedad tiene derecho a pedir a todos sus agentes cuentas de su administración.
  1. Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la separación de poderes determinada, no tiene Constitución.
  1. Siendo inviolable y sagrado el derecho de propiedad, nadie podrá ser privado de él, excepto cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exige de manera evidente, y a la condición de una indemnización previa y justa.

La repercusión de estos 17 artículos en la gran Convención Nacional la analiza Víctor Hugo en una gran novela histórica:

Quatrevingt-treize, en español la traducimos como Mil setecientos noventa y tres.

Lo que sucedió en la Convención en 1793 así lo cuenta Víctor Hugo:

Ser miembro de la Convención era ser una ola del Océano. Una de las más grandes. La fuerza de impulsión venía de lo alto. Había en la Convención una voluntad que era la de todos y no era la de nadie. Esta voluntad era una idea, idea indomable y desmesurada que soplaba en la sombra en lo alto del cielo. A esto lo llamamos la Revolución. Cuando esta idea pasaba, abatía a uno y elevaba a otro; a este lo arrastraba como espuma y rompía al otro en los escollos. Esta idea sabía dónde ella iba, y adelante empujaba hacia el abismo. Imputar la revolución a los hombres es imputar la marea a las olas.

La revolución es una acción de lo Desconocido. Llamadla buena o mala acción, según que os lleve al futuro o al pasado, pero hay que dejarlo al que la hecho. Parece la obra en común de grandes acontecimientos y de grandes individuos combinados, pero en realidad es la obra de los acontecimientos. Los acontecimientos gastan, los hombres pagan, Los acontecimientos dictan, los hombres firman, El 14de Julio firmó Camille Desmoulins, el 10 de agosto firmó Danton, el 2 de septiembre firmó Marat, el 21 de septiembre firmó Grégoire, el 21 de enero firmó Robespierre; pero Desmoulins, Danton, Marat, Grégoire y Robespierre no son sino escribanos… La Revolución es una forma del fenómeno inmanente que nos presiona de todas partes y que llamamos la Necesidad.

Al mismo tiempo que desencadenaba la revolución esta asamblea producía civilización. Horno y fragua. En esta cava donde hervía el terror, el progreso fermentaba. De este caos de sombra y de esta tumultuosa fuga de nubes, salían inmensos rayos de luz paralelos a leyes eternas, Rayos que permanecían en el horizonte, eternamente visibles en el cielo delos pueblos, y que son, uno la justicia, otro la tolerancia, otro la bondad, otro la razón, otro la verdad, otro el amor. La Convención promulgaba este gran axioma: La libertad del ciudadano termina donde comienza la libertad de otro ciudadano; frase que resume en dos líneas toda la sociabilidad humana. Ella (la Convención) declaró la indigencia sagrada, los lisiados sagrados, ciegos y sordomudos se convierten en pupilos del Estado, la maternidad sagrada de la madre soltera que debe ser consolada, la niñez sagrada del huérfano que debía ser adoptado por la patria, la inocencia sagrada en el acusado absuelto que debía ser indemnizado. Ella condenaba la trata de negros; ella abolió la esclavitud. Ella proclamaba la solidaridad cívica. Ella decretó la instrucción gratuita. Ella organizaba la educación nacional por la Escuela Normal de París, la escuela central en las capitales y la escuela primaria en las comunas. Ella creaba los conservatorios y los museos. Ella decretaba la unidad de código, la unidad de pesos y medidas, y la unidad de cálculo por el sistema decimal. Ella fundaba las financias de Francia, y después de la extensa bancarrota monárquica hacía que la sucediera el crédito público. Ella ponía en circulación el telégrafo, y daba a la vejez hospicios dotados, a la enfermedad hospitales saneados y a la enseñanza la escuela politécnica, a la ciencia la oficina de longitudes, al espíritu humano el instituto. Al mismo tiempo que nacional era cosmopolita. De los once mil doscientos decretos que salieron de la Convención, un tercio fueron políticos y dos tercios tenían un fin humano. Ella declaraba la moral universal base de la sociedad y la conciencia universal base de la ley. Y todo eso, servidumbre abolida, fraternidad proclamada, humanidad protegida, consciencia humana rectificada, ley del trabajo transformada en derecho y gasto en recurso caritativo, riqueza nacional consolidada, infancia asistida y esclarecida, ciencias y letras propagadas, lux encendida en todas las cumbres, ayuda a todas las miserias, promulgación de todos los principios, la Convención lo hacía teniendo en las entrañas una hidra, la Vendée, (guerra civil atroz desde Bretaña) y sobre los hombros la pandilla de tigres, los reyes (de Prusia y Austria que invadían desde el norte)

Y esto que narró Víctor Hugo en su gran libro histórico nos permite considerar que entre 1789 y 1799, tempestuoso final del siglo XVIII, se vivieron los años culminantes de la revolución francesa que dieron nacimiento al ciudadano moderno occidental, aunque esa ciudadanía quedara limitada durante mucho tiempo a la burguesía europea del siglo XIX y se necesitaron nuevas luchas y revoluciones para que mujeres y proletarios conquistaran un reconocimiento pleno de ciudadanía.

Oscar Espinosa Restrepo